Entradas

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) elogia los avances de Marruecos hacia la transición energética con eficiencia y renovables

Redacción.- La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha publicado su última revisión en profundidad de las políticas energéticas de Marruecos, acogiendo con satisfacción las reformas institucionales, legales y fiscales emprendidas para promover el desarrollo sostenible del sector energético del país.

En esta revisión, la AIE destacó los esfuerzos positivos del Gobierno para impulsar la inversión renovable, proporcionar acceso a la electricidad y eliminar gradualmente los subsidios para el consumo de combustibles fósiles. Con la excepción del butano embotellado, los precios del combustible ahora están vinculados al mercado internacional. El informe fue presentado por Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), en presencia del Ministro de Energía de Marruecos, Aziz Rabbah. El informe es la segunda revisión en profundidad de la AIE sobre las políticas marroquíes.

Marruecos está siguiendo un ambicioso camino de transición energética. Pero las reducciones en las emisiones de gases invernadero para 2030, en línea con los compromisos del país con el Acuerdo de París, requerirán la ampliación de las inversiones públicas y privadas. La revisión de la AIE proporciona recomendaciones detalladas para mantener el impulso para las reformas y aumentar las ambiciones para la transición energética del país. Según indica la AIE, Marruecos tiene amplias oportunidades de mejoras de eficiencia y más despliegue de energías renovables. Por ahora, el país aún depende de las importaciones de petróleo, gas y carbón para el 90% de sus necesidades energéticas. En la generación de energía, el carbón representa el 54%.

Más eficiencia energética y renovables

En este contexto, la AIE acoge con satisfacción la Estrategia Nacional de Eficiencia Energética del Gobierno. La contratación pública es un motor importante para el despliegue de servicios y tecnologías de eficiencia energética rentables. Marruecos también renovó su flota de generación de energía con carbón mediante mejoras de eficiencia a tecnología ultra-supercrítica. Proporcionar una financiación adecuada para los programas de eficiencia energética y coordinarlos entre las agencias gubernamentales es fundamental.

El parque solar de concentración más grande del mundo en Ouarzazate ilustra la ambición y la capacidad tecnológica de Marruecos. Para desarrollar los grandes recursos de energía renovable del país, el Gobierno está llevando a cabo una reforma del sector eléctrico, creando una autoridad nacional reguladora de electricidad, desarrollando nuevas interconexiones con España y Portugal, y planea impulsar el comercio de energía e integrar su mercado eléctrico a nivel regional.

“Marruecos fue el primer país en el Medio Oriente y el norte de África en unirse a nosotros. El éxito de Marruecos en avanzar hacia el acceso universal a la energía y la eliminación gradual de los subsidios a los combustibles fósiles. Es un modelo a seguir para muchos países, por lo que es un socio ideal para albergar programas regionales de capacitación y creación de capacidad que ayuden a mejorar la formulación de políticas energéticas en África», destacó Birol.

Birol y el ministro Rabbah acordaron aumentar la colaboración entre Marruecos y la AIE a través de nuevas actividades de capacitación sobre políticas de eficiencia energética y recopilación de datos para un grupo más amplio de países africanos. La revisión también proporciona recomendaciones para fortalecer la seguridad del petróleo, el gas y la electricidad. Marruecos ahora depende totalmente de las importaciones de productos petrolíferos después del cierre de su única refinería en 2015 y necesita invertir en capacidad de almacenamiento y fortalecer su régimen de almacenamiento. Los descubrimientos de gas doméstico y la abundancia global de gas natural licuado ofrecen un nuevo contexto para el papel del gas en Marruecos.

La patronal Protermosolar defiende el «necesario papel» de la termosolar para frenar el cambio climático

Europa Press.– El presidente de Protermosolar, Luis Crespo, ha destacado el «necesario papel» de la termosolar, como tecnología que permite reducir las necesidades de respaldo de combustibles fósiles, para frenar el cambio climático. Crespo ha participado en el Congreso SolarPaces 2018, el evento científico más importante del mundo de energía solar de concentración, que se ha celebrado en Casablanca (Marruecos) con la asistencia de más de 500 participantes de 41 países distintos.

Para Protermosolar «es obvio» que será renovable toda la nueva capacidad que se instale en España como respuesta tanto al incremento de la demanda como al progresivo cierre de las centrales convencionales, de carbón a corto plazo y nucleares a medio, por lo que considera «necesario» contar con la termosolar para generar electricidad cuando la fotovoltaica deja de hacerlo. Asimismo, la asociación también presentó el informe Transición del Sector Eléctrico. Horizonte 2030, en el que se proyecta un escenario para ese año sin térmicas ni nucleares y con un menor respaldo de los ciclos combinados.

En concreto, el estudio es una proyección realizada a partir de los datos horarios de generación reales de los últimos 4 años. Tras el congreso tuvo lugar una visita al complejo termosolar más grande del mundo, ubicado en Ouarzazate (Marruecos) y que está formado por más de 550 megavatios (MW) de potencia instalada con termosolar (510 MW) y fotovoltaica (70 MW), con alta participación de empresas españolas en el EPC.

Marruecos inaugura la primera fase del mayor complejo termosolar del mundo, construido por un consorcio español

Redacción / Agencias.- El rey Mohamed VI inauguró la planta termosolar Noor I en Uarzazate (al sur de Marrakech), primera fase del que aspira a ser el mayor proyecto de esta energía renovable del mundo y que ha construido un consorcio de empresas españolas con capital saudí. En el acto, estuvieron presentes los ministros de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, José Manuel García-Margallo, y de Ecología de Francia, Segoléne Royal.

El rey Mohamed VI apretó un botón para lanzar así el primer kilovatio de energía solar en el circuito eléctrico nacional en medio de los aplausos de los ciudadanos que acudieron a Uarzazate, uno de los lugares más soleados de un país que tiene una media de 3.000 horas de sol anual. «Noor I pasa a ser la central solar monoturbina más grande del mundo, extendida sobre una superficie de 480 hectareas», dijo el director de la Agencia marroquí de la energía solar (MASEN), Mustafa Bakuri, que destacó que la construcción de esta primera planta contó con una tasa de integración industrial del 30% para las compañías marroquíes, mientras que las funciones más especializadas fueron aportadas por los ingenieros españoles.

García-Margallo destacó que esta visita es «extraordinariamente importante desde el punto de vista de la Marca España porque es la exposición de las excelencias de las empresas españolas en tres áreas importantes: ingeniería, construcción y tecnología«. La planta Noor 1, con una capacidad de 160 megavatios termosolares, suministrara energía a 135.000 hogares y evitara la emisión de 140.000 toneladas de CO2 a la atmósfera cada año. Es la primera fase del mayor complejo solar del mundo, que contará con 510 megavatios de potencia. Esta primera fase la construyó el consorcio formado por las compañías españolas Acciona, Sener, TSK y Aries, que obtuvieron la adjudicación del contrato por un importe de unos 775 millones de euros del grupo saudí ACWA Power.

De hecho, al menos 500 técnicos españoles contribuyen en esta primera fase termosolar construida según la técnica CSP (energía solar concentrada, en sus siglas inglesas), que consiste en unos espejos cilindro-parabólicos capaces de almacenar el calor tres horas y seguir produciendo energía. El director general de la Oficina Nacional de Electricidad y de Agua Potable (ONEE), Ali Fasi Fihri, dijo por su parte que esta técnica, que requiere consumo de agua, solo consumirá el 1% de las reservas de la presa Mansur Dahbi, vital para toda la región de Uarzazate.

La inauguración coincide con los preparativos por parte de Marruecos para celebrar la cumbre del cambio climático (COP22) que tendrá lugar en Marrakech el próximo mes de noviembre. La ceremonia también sirvió para inaugurar los trabajos de construcción de las dos fases siguientes de Noor (II y III), que tendrán una potencia de 200 y 150 megavatios, respectivamente, y también funcionarán según el modelo termosolar; la cuarta planta, de 70 megavatios, será fotovoltaica. Estas obras las ganó en enero de 2015 un consorcio formado por la saudí ACWA Power y Sener, con un proyecto valorado en 1.800 millones de euros. El 73% de los proyectos de energía solar termoeléctrica del mundo los realizan empresas españolas.

Marruecos tiene un ambicioso plan de renovables con el que aspira a proveerse en un 52% del total de su consumo en energías limpias en el horizonte de 2030. Para alcanzar este objetivo, el país magrebí deberá desarrollar entre 2016 y 2030 una capacidad adicional de 10.100 megavatios generados a partir de renovables y repartidos en 4.560 megavatios de energía solar, 4.200 megavatios de eólica y 1.330 megavatios hidroeléctricos. El plan busca así reducir la extrema dependencia energética del país, actualmente cercana al 94% del total al ser Marruecos un importador absoluto de productos petroleros.

De hecho, Margallo destacó la apuesta decisiva de Marruecos por las renovables e informó de que próximamente se celebrará en España un foro sobre el Mediterráneo, en el marco de la apuesta de conseguir «un mundo más limpio». En esta reunión, detalló García-Margallo, se retomará la «vieja iniciativa de conexión de los dos continentes a través del estrecho de Gibraltar». En poco tiempo España, continuó, a través de esta obra y de las conexiones eléctricas con Marruecos, de los gasoductos con Argelia y de las estaciones de regasificación, «se puede convertir en plataforma de exportación de energía cuando tradicionalmente hemos sido un país extraordinariamente dependiente».

España ocupa una posición de liderazgo en el sector renovable, que le lleva a ser el segundo país de Europa en energía eólica y el cuarto mundial. Estas mismas fuentes aseguraron que proyectos como el que se ha puesto en marcha en Marruecos sirven para deshacer los tópicos relacionados con España como consecuencia de la crisis y para potenciar los activos de los que dispone el país. La construcción de la planta también supone una pequeña revolución en Uarzazate, una pequeña ciudad entre el Gran Atlas y el Anti Atlas, al atraer a centenares de técnicos internacionales, sobre todo españoles, que ha animado incluso a compañías aéreas a abrir líneas regulares entre Madrid y esta localidad mientras dura el proyecto.

Marruecos pospone sin fecha la entrada en operación de su mayor planta solar

EFE.- Marruecos pospuso sin fecha la entrada en operación de la primera fase de la megaplanta termosolar de Uarzazate (sur), con una capacidad de 160 megavatios y con Acciona como principal constructor. No se dieron explicaciones sobre este aplazamiento y los organizadores de la ceremonia de inauguración, que iba a presidir el rey Mohamed VI, se limitaron a informar de que el acto «fue pospuesto a una fecha posterior», y tampoco el Gobierno marroquí se pronunció al respecto.

Según varias fuentes consultadas, la inauguración de la entrada en servicio de la primera fase de la planta termosolar (Noor 1) se hará en enero coincidiendo con los preparativos del país magrebí para celebrar la cumbre del cambio climático (COP 22), prevista en noviembre de 2016 en Marrakech. La planta Noor 1, que se extiende sobre una superficie de 450 hectáreas, fue adjudicada en una licitación internacional en septiembre de 2012 a un consorcio liderado por la compañía saudí Acwa, con la española Acciona como principal constructor, y con un contrato de unos 775 millones de euros. Esta primera fase forma parte de un plan solar compuesto por una segunda y tercera fase que producirán 200 y 150 megavatios, respectivamente.

Por otro lado, según un comunicado del gabinete real, también se celebró en Casablanca una sesión de trabajo dedicada al sector de las energías renovables, con la participación de consejeros del rey y varios responsables gubernamentales encabezados por el presidente de Gobierno, Abdelilah Benkirán. La misma fuente añadió que en esta reunión se decidió confiar la gestión de todos los proyectos de energía solar, eólica e hidráulica a la Agencia Marroquí de Energía Solar (Masen).

Marruecos tiene un ambicioso plan de desarrollo de las energías renovables (eólica, termosolar y energía solar fotovoltaica), según el cual aspira a proveerse en un 42% del total de su consumo en energías limpias en el horizonte de 2020, que lo pasará a un 52% en 2030. El plan busca así reducir la extrema dependencia energética del país magrebí, actualmente cercana al 94% del total.